Una tarde de Lítost.

“La elección de una persona se basa en la relación con uno mismo.
Se ama lo que uno es en si mismo; lo que una ha sido; lo que quisiera haber sido; a la persona que fue una parte de la propia persona; o a la cualidad que uno quisiera tener”.

-S. Freud
Lítost es una palabra de origen checo que es intraducible a otros idiomas. Representa un sentimiento tan inmenso que es síntesis de muchos otros sentimientos: la tristeza, la compasión, los reproches, la nostalgia.

La lítost es un estado de padecimiento, producido por la visión de la propia miseria puesta repentinamente en evidencia. Las personas que tienen una profunda experiencia sobre la imperfección generalizada de la gente están relativamente a salvo de los golpes de la lítost, la lítost es por lo tanto característica de la edad de la inexperiencia.
La lítost funciona como un motor de dos tiempos: tras el sentimiento de dolor sigue el deseo de venganza.
El objetivo de la venganza es lograr que el otro sea igual de miserable.
Así es que la lítost no puede prescindir de la hipocresía patética.
Nota de la blogger: #noesdedios. 

Deja un Comentario

Navegar