Más vale truco…

Nokta publicado hoy en periódico Tribuna del Yaqui en sección acentos y lo platicamos en el enlace con Proyecto Puente a eso de las 9:30 am

Antes de empezar: Si usted está leyendo este nokta antes de las 12:00 del día corra a youtube para que vea la gala de reapertura del Bolshoi con la presentación de la diva francesa Nathalie Dessay y la rumana Angela Gheorghiu, además de la exquisita bailarina Svetlana Zajarova, entre otros grandes artistas.

Ahora sí, iniciemos: ¿que hará usted este fin de semana? ¿como le va con el asunto de las fechas con ambiente misterioso y terrorífico?… y deje usted eso, ¡ahí viene navidad! eso si que da miedo! jajajaaja… no lo digo por tí Santa, que conste… este fin de semana ¿les parece que platiquemos del asunto del trato o truco? hablemos de las prácticas de otras culturas sobre el más allá y la semana entrante nos dedicaremos a platicar sobre la nuestra.

Dicen que hay varias leyendas sobre esto del “trick or treat”… hay una que habla acerca del origen de las famosas calabazas talladas, que viene de la cultura celta sobre alguien llamado Jack ” el tacaño” que era un granjero que engañaba y mentía a vecinos y amigos. Tenía una reputación tan malvada que el mismísimo Satanás acudió a comprobar si era cierto. Fué entonces al pueblo y se puso a beber con él durante largas horas, cuando Lucifer le dijo que venía a llevárselo para pagar por sus pecados, Jack le pidió una ronda más juntos como última voluntad.

El Diablo se lo concedió pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para pagar la ronda y demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda Jack la metió en su bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí el Diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle durante un año.

Transcurrido ese tiempo, el Diablo apareció de nuevo en casa de Jack para llevárselo al inframundo pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso que el Diablo tomara una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener su última comida antes de su tormento. Lucifer accedió, pero cuando estaba en el árbol Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar.

En esta ocasión Jack le pidió no ser molestado en diez años, además de otra condición: que nunca pudiera reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza. Cuando Jack murió mucho antes de esos diez años pactados, no pudo ir al cielo por su vida de pecados, pero tampoco fue recibido en el infierno debido al trato que había realizado con el Diablo, y éste le expulsó de su reino y le condenó a deambular por los caminos con un nabo hueco con un carbón ardiendo dentro como única luz que guiara su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal.

Con el paso del tiempo Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna o “Jack of the Lantern”, nombre que se abrevió al definitivo “Jack O’Lantern”. Esta es la razón de usar nabos (y más tarde calabazas, al ser más grandes y fáciles de tallar) para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, y también el motivo de decorar las casas con ellas para evitar que Jack llamara a la puerta de las casas y proponer truco o trato. Que tengan lindo fin de semana y piensen muy bien si lo que quieren es un truco… o un trato.

20111028-075920.jpg

20111028-075925.jpg

20111028-075930.jpg

20111028-075935.jpg

20111028-075939.jpg

Deja un Comentario

Navegar