Make the walk a little more fun.

Artículo para Revista Actual, publicado en la más reciente edición de Diciembre. Zapatos? por supuesto, de que otra forma hacer nuestra reflexión de fin de año… y es que este 2011 lo termino con un sufrimiento en mis pies horrible… lo digo en términos poéticos y médicos… definitivamente, uno de mis propósitos en el 2012 es darle más atención a la salud, y también a los pasos que uno decide dar.

¿No les ha pasado el intentar correr en zapatos de plataforma? o peor aún, ¿pasar por espacios donde las piedritas del pavimento están sueltas? No saben lo que eso me pone de mal humor y me frustra sobre todo cuando no traigo zapatos cómodos. Sin embargo, al parecer, las causas de mis dolores en mis pies, pueden deberse a que precisamente, utilicé zapato “cómodo” durante varios años… si, como bien pueden leer, tampoco lo “fácil” me ayudó mucho que digamos, hasta pienso que me hizo un daño. Otra teoría es el haber dejado de hacer ejercicio continuamente, el sobrepeso y en el pasado haberme metido a bañar inmediatamente después de hacer danza con mis pies sin haberse enfriado antes. En fin, las causas de mi dolor no las sabré nunca con certeza, pero lo que si tengo que hacer es aprender a vivir con él y buscar la mejor terapia para mi cuerpo.

Oh oh! pero que intenso se lee esto, les aseguro que no era mi intención contarles lo que me pasa… de seguro están pensando “¡pobre mujer! ¡eso se escucha terrible!” bueno, sí, realmente la intención era esa y este es mi preludio para mi artículo de fin de año y la bienvenida al 2012: zapatos.


Hay un episodio de “Sex and the city” que realmente considero una obra poética titulado “A woman’s right to shoes” y si la leen de nuevo, se darán cuenta que podemos tomar la frase de dos maneras, siguiendo el origen del idioma y diría algo así: “El derecho de una mujer a elegir.” No se los voy a contar, búsquenlo en youtube y entonces recuerden este artículo. Pero lo que si les advierto es que si lo toman con filosofía, cambiará su visión sobre nosotras mismas de forma importante. Véanlo y me platican que descubrieron.


Por lo pronto, en lo personal, me encuentro en una etapa donde mis tennis, los cuales eran mis preferidos, ya me dan miedo y ahora los miro con nostalgia mientras despido mi estilo de vida que los acompañaba, porque ahora necesito otro tipo de zapatos para que no me duelan mis pies, jamás pensé que fuera más seguro utilizar plataforma o tacones que un zapato bajo, y aunque a veces se me dobla alguno de mis tobillos, el miedo al dolor me hace entrar en valentía y a buscar el equilibrio… Ergo, todo cambia, guardarropa, estilo, postura, porte, tiempos, todo.
No puedes tener perfil bajo cuando usas zapato alto. Bueno, ese es mi caso, no sé ustedes con que zapatos despedirán el año y cuales elegirán para recibir el nuevo. Las invito a celebrar el derecho que todas tenemos “to shoes”, o “to choose” según como gusten verlo.

¡Felices fiestas y que el universo continúe
conspirando a su favor!


Lo chic: Si buscas hacer una buena inversión en el 2012 para tu guardarropa, necesitas definitivamente, poner en tus propósito de año nuevo unos Ferragamo o unos Prada. Verás que obtenerlos será todo un logro personal.

Lo culta: La fundación del Teatro Alla Scala de Milan (uno de los teatros de ópera más famosos del mundo) recibe este 2012 a la compañía Della Valle, no, no los jugos, sino una compañía que recientemente ofreció una cena de gala en Shangai para lanzar “The signature collection” de Tod’s, una gran marca de zapatos europea y que en años pasados, realizó en coordinación con el teatro una artística campaña en conjunto con el ballet del Scala.

Lo trendy: Dolce & Gabbanna trae unos zapatos realmente divertidos para la primavera-verano 2012: con paliacates de colorido satén y monedas en oro y bronce para la primera parte del año. Lo mejor es que podemos hacernos de unos como los de la pasarela con casi nada de presupuesto. Excelente.

20111231-151617.jpg

20111231-152145.jpg

20111231-152158.jpg

20111231-152205.jpg

20111231-152211.jpg

Deja un Comentario

Navegar