Un beso cambia al mundo: Klimt. 2012, un año de fiestas para el arte.

Tomado de Periódico REFORMA.-
Lourdes Zambrano y Daniel Santiago
Ciudad de México, México | (3 enero 2012).- 00:00 AM

Lo platicamos hoy más tarde en Proyecto Puente con Luis Alberto Medina a las 9:40 am

Este año, Viena estará de manteles largos para celebrar el 150 aniversario del nacimiento de uno de sus hijos populares: Gustav Klimt

La literatura y el arte moderno y contemporáneo estarán de fiesta en 2012 para celebrar a varios de los monstruos de sus respectivas disciplinas.

500 años de la Capilla Sixtina
Aunque ya estaba en pie desde 1480, la Capilla Sixtina, ubicada dentro de la Ciudad del Vaticano no hubiera sido tan valorada si no fuera por los frescos que en su interior pintó Miguel Ángel.

Y fue el 31 de octubre de 1512 cuando la sociedad supo de las grandes obras maestras que el pintor italiano realizó en su bóveda y paredes, dándole estatus de patrimonio artístico mundial.

“La Creación de Adán”, es una de las composiciones pictóricas más reproducidas, parodiadas y homenajeadas del mundo.

Miguel Ángel fue el responsable de contar prácticamente la Biblia en las paredes de esa capilla, que hoy es uno de los puntos turísticos más importantes del Vaticano y de Roma.

200 años de Dickens
El autor de grandes obras de la literatura universal como Grandes Esperanzas, Oliver Twist, Historia de Dos Ciudades y David Copperfield, sigue vivo y con muchos fanáticos y admiradores alrededor del mundo, no sólo en su natal Inglaterra.

Para celebrar el bicentenario de su natalicio, no sólo habrá fiesta el 7 de febrero, sino todo el año, con exposiciones, producciones para cine y televisión, fiestas callejeras y obras de teatro en diferentes espacios de Europa.

Dickens fascinó a los lectores de su tiempo por los personajes entrañables de sus historias pero también por la crítica social que hacía a la división de las clases sociales que existía en la Inglaterra victoriana.

150 años de Klimt
Este año, Viena estará de manteles largos para celebrar el 150 aniversario del nacimiento de uno de sus hijos populares: Gustav Klimt.

El pintor austriaco nació el 14 de julio de 1862 en un pueblo cercano a Viena, aunque fue en esta ciudad donde el artista vivió la mayor parte del tiempo, por lo que museos locales cuentan con colecciones importantes de su producción.

El sello particular de Klimt es la incorporación del “pan de oro” a la pintura, lo que hace que predomine el tono de este metal precioso en sus cuadros.

Murió en 1918 y con los años se convirtió en uno de los artistas más importantes de las subastas de arte. En 2006 el Retrato de Adele Bloch-Bauer se vendió por 135 millones de dólares.

Son parte de la fiesta
Otros aniversarios importantes que se recordarán este año:

– Enero 28: Un siglo del nacimiento de Jackson Pollock.
– Marzo 15: Cincuenta años de la publicación de Mafalda, personaje más famoso de Quino.
– Abril 3: Se conmemora el 150 aniversario de la publicación de “Los Miserables”, de Víctor Hugo.
– Abril 20: Centenario de la muerte de Bram Stoker, autor de “Drácula”.
– Junio 28: 300 aniversario del nacimiento de Jean-Jacques Rousseau.
– Junio 29: Centenario del nacimiento de José Pablo Moncayo, autor del “Huapango”.
– Julio 6: Medio centenario de la muerte del escritor estadounidense William Faulkner.
– Ago. 22: 150 aniversario del nacimiento del compositor francés Claude Debussy.
– Ago. 26: Centenario de la muerte del pintor mexicano José María Velasco.

A Kiss changes the world.

y como Viena es el anfitrión de la fiesta, les comparto el enlace de la transmisión del concierto de año nuevo 2012 de TVE imperdible! necesitan verlo.

20120104-072245.jpg
“El beso” Gustav Klimt.

“Der Kuss” es probablemente la obra más conocida del pintor austríaco.
Es un óleo sobre lienzo de 180 x 180 centímetros, realizado entre 1907-08.

Esta obra, que sigue los cánones del Simbolismo, es una tela con decoraciones y mosaicos y fondo dorado.

Está expuesta en la Österreichische Galerie Belvedere de Viena.

En la bibliografía reciente se ha interpretado este lienzo, desde la óptica de la iconografía, como una representación simbólica del momento en que Apolo besa a la ninfa Dafne que se está convirtiendo en laurel, de acuerdo con el relato de la metamorfosis de Dafne que se encuentra en la obra de Ovidio.

Esta obra se completa con la del friso de Klimt en el comedor del palacio Stoclet de Bruselas, en el que la metamorfosis de la pareja se consuma y nace un nuevo laurel. Esta perspectiva, apoyada en la literatura, da un sentido a esta obra de Klimt en un contexto iconográfico, no sólo metafórico, de la historia del arte.

Dicho cuadro ha tenido gran influencia en el video de la abertura del anime Elfen Lied. Existe, asimismo, una canción, “El beso de Klimt”, inspirada en este cuadro, y obra de la polifacética artista madrileña Virjinia Glück.

Gustav Klimt (14 de julio, 1862 – 6 de febrero, 1918)

Pintor simbolista austríaco, y uno de los más conspicuos representantes del movimiento modernista de la secesión vienesa.

Klimt pintó lienzos y murales con un estilo personal muy ornamentado, que también manifestó a través de objetos de artesanía, como los que se encuentran reunidos en la Galería de la Secesión vienesa.

Intelectualmente afín a cierto ideario romántico, Klimt encontró en el desnudo femenino una de sus más recurrentes fuentes de inspiración.

Sus obras están dotadas de una intensa energía sensual, reflejada con especial claridad en sus numerosos apuntes y esbozos a lápiz.

En cierto modo herederos de la tradición de dibujos eróticos de Rodin e Ingres. Klimt se convirtió en un personaje muy notable en la alta sociedad vienesa, y estuvo relacionado de un modo u otro con los más notables círculos intelectuales del momento, en una época en la que Viena estaba dejando de ser la capital mundial del arte.

La obra de Klimt se ha identificado con la suntuosa decoración basada en dorados y elementos ornamentales de vivos colores, aunque también con formas fálicas encubiertas que indican el carácter de los dibujos en que se inspiraban.

En la primera versión de Judith, por ejemplo, aunque también en El beso y, sobre todo, en la Dánae de 1907 aparecen elementos abstractos de un carácter sexual inconfundible.

Siendo la mujer uno de los temas más recurrentes de Klimt, resulta lógico que el artista representase muchas de las facetas del carácter femenino, aunque sentía especial predilección por un tipo de mujer agresiva y dominante que podría identificarse con el modelo icónico de la femme fatale.

Los historiadores del arte coinciden en señalar el carácter ecléctico de su estilo pictórico; y se han apuntado, entre otras, referencias al arte del antiguo Egipto, a la cultura Micénica, a la Grecia clásica y al arte bizantino.

Hombre de formación clásica, Klimt no sentía sin embargo reparo en manifestar su entusiasmo por el arte de artistas medievales -como Durero- o exóticos -como los artistas de la escuela Rinpa japonesa. Sus obras de madurez se caracterizan por un rechazo de sus inicios naturalistas, siendo así que se ha señalado el progresivo desarrollo de motivos simbólicos o abstractos que enfatizaban la libertad de espíritu que impregnó todas las vanguardias artísticas de principios del siglo XX.

Del mismo modo, resulta significativo el valor de la línea en su obra. Sus dramáticas composiciones -utilizando a veces extraños puntos de vista, planos verticales y cortes atípicos- subrayan el carácter innovador de su plástica, y anticipan el valor expresivo de la línea que caracterizará el expresionismo posterior.

La obra de Klimt tuvo una enorme influencia sobre todo el grupo de la Secesión Vienesa. En su papel de líder del grupo, Klimt no sólo fue una poderosa influencia para artistas como Egon Schiele, sino que trató de apoyar la obra de estos jóvenes talentos con la institución del Küntshalle, en 1917, con el que pretendía evitar el éxodo de artistas al extranjero.

Su relación con la aristocracia y la intelectualidad vienesas le permitió un contacto estrecho con las personalidades más importantes del continente, como Oskar Kokoschka y Alma Mahler, entre otros. Su estética inconfundible, y cierto aroma decadentista con que se suele identificar su obra, lo han convertido en un referente ineludible de la moda y la estética contemporáneas.

Las astronómicas cifras alcanzadas en subastas de sus obras prueban, en cierto modo, que el éxito comercial de Klimt no ha decaído, un siglo después de su muerte.21 También se han realizado películas sobre su vida -la más conocida de ellas, protagonizada por John Malkovich, fue estrenada el 28 de enero de 2006 durante el Festival Internacional de Cine de Rotterdam (Holanda).

Deja un Comentario

Navegar