The Devil wears Prada. Mi hermosa ancla.

Hay cosas que se quedan como amuleto en la línea del tiempo de uno. Esta película para mí significa eso. En el 2006 tuve la oportunidad de ir a España. Y por Dios que iba muerta de miedo. Iba acompañada, pero ella también iba asustada jajaja. Nunca voy a olvidar, que nos pusieron The Devil Wears Prada en el avión hacia Madrid, y desde ahí se me ha quedado prendida como un amuleto, porque me recuerda cada vez, lo que sentía en ese tiempo, lo que deseaba, y lo que escribí al regresar: España fué el punto ciego entre mis mis miedos y mis anhelos….

20120331-232006.jpg

20120331-232015.jpg

20120331-232030.jpg

20120331-232041.jpg

Lo que más recuerdo es mi última noche en Barcelona, en el mediterráneo. No había ido y era una agenda obligada para mí, tenía que sentarme a a escucharlo… a dejar ahí lo que llevaba y traerme mi buena suerte. Ese día, después de mi clase de danza que tomaba por las noches, fuí y me senté al mar. Y ví lo lejos que estaba de casa. No podía regresar sin haber puesto mis pies en el mar mediterráneo… en mi escritorio de trabajo tengo arena cerca de mí.

20120331-232725.jpg

20120331-232745.jpg

20120331-232751.jpg

20120331-232802.jpg

Cada vez que veo la película, cada vez que escucho el soundtrack, me traslada ahí, al momento de mi vida donde creí que todo estaba en pausa, lejano, ajeno… antes de irme pedí un deseo… al regresar, la vida me respondió mágica y rápidamente. Fué un martes, a los tres días de haber vuelto. Impresionantemente.

20120331-233228.jpg

20120331-233240.jpg

20120331-233246.jpg

20120331-233251.jpg

20120331-233302.jpg

Yo me fuí en Septiembre de 2006, solo estuve dos semanas, volví, y reencontré después de once años al padre de mi hijo, que nació en Septiembre de 2007. El 24. A las 12:05 am. Un libra. En el día de Nuestra Señora de la Merced. Ese día llegué a España un año atrás. A mí, El viejo mundo me evoca el principio de mi nueva vida con Erik a mi lado.

20120331-234607.jpg

20120331-234618.jpg

20120331-234642.jpg

20120331-234705.jpg

Así que cada vez que veo The Devil Wears Prada, recuerdo el avión, recuerdo España, recuerdo mi deseo, recuerdo mi miedo, recuerdo mi reencuentro, recuerdo la sonrisa de mi hijo, y no dejo de sorprenderme, de como la vida tiene todo planeado…. y lo que uno debe de hacer, es únicamente vivir…

Deja un Comentario

Navegar