Un 2013 inimaginable.


…And when you smile, the whole world stops and stares for a while. 

Jamás lo pensé. Lo había soñado tal vez. Pero esas cosas que son bastante inalcanzables para aquél que anhela, aparecen a una distancia más lejana de aquí a donde les parezca suficientemente lejos.

Y de repente, aquí está. Un 2013 de cuento de hadas. Si. Así, con castillo, hada madrina y toda la cosa. Con su dragón, con alguna bruja maligna, fantasmas y un hechizo que por supuesto se rompe con un beso de amor verdadero. Claro está, incluído el felices para siempre. Ese es mi 2013. Ni más ni menos.

Mi nuevo año se compone de un alma gemela, un héroe y un maravilloso hombre de carne y hueso, el cual compite en manías conmigo. Para mi fortuna, los tres son el mismo.

La esencia de mi año se basa en el cambio. Cambio de todo. Nuevos aires, nuevos retos y por más atractivo o escalofriante que suene un cambio de país, todo es absolutamente anestesiado dulcemente por el amor.

No hay nada, absolutamente nada que yo cambiaría de este año que sucedió, al contrario. Bendigo cada uno de los segundos que me hizo llegar a esta hora.

Espero ansiosa cada uno de los minutos del 2013.

Feliz año nuevo. Feliz vida nueva.

Erika.

Deja un Comentario

Navegar