190 días para cerrar el año. Pensando en el tiempo y en las fiestas de San Juan.

Nokta, es una palabra Yaqui, que hace referencia a estar conversando. Hablemos de cultura es una columna semanal que se publica todos los viernes en sección Acentos de Tribuna del Yaqui. 

Si usted es de los que ha sufrido este año, déjeme le doy una buena noticia, esto ya se va a acabar, es cuestión de menos de 200 días. Si usted ha gozado este año, ¡pues apuréle a disfrutar más porque también esto ya se acaba! Escucho a Adele mientras les escribo y saco cuentas. Precisamente ayer publicaba en mi otra columna, sobre mi depresión de verano y sobre lo lento que se me ha ido este mes. Pero lento, es poco: ¡más bien lentisísmo! Algo curioso que pasa con el solsticio de verano ¿no?, bueno al menos, yo me estoy volviendo loca.

Esto de que el sol salga más temprano y se oculte más noche está acabando con mis nervios y mis ciclos circadianos. Y luego esta lluvia que parece empaquetada allá arriba y no quiere bajar… ayer por la mañana, en la madrugada, me llegaron a mi whatssapp los flyers de la invitación de las Fiestas de San Juan en Cócorit para este fin de semana y cuando salí del cuarto me dí cuenta que había lloviznado un poco. Compartí las imagenes en mi Facebook para ver si así llovía más.

190 días para cerrar el año. Dios.

Cuando leí la cifra me sentí como politico: ansioso por el tiempo.

Yo estoy acostumbrada a los procesos, al paso 1 y al paso 2. A regresar el documento a revision, a esperar la fecha marcada con amarillo y contar los días hacia atrás no al frente. Subrayo fechas y de ahí enumero hacia el pasado, intentando cubrir las semanas: esta semana es para esto, aquella es para lo otro… y este verano esta acabando conmigo. Siento como si estuviera en una cápsula y nada se moviera. ¿Soy yo nada más? Dígame que usted también se siente así para no ser yo sola…

Volteo y veo como otras personas avanzan, y yo de repente me siento un poco ciclada. 190 días para cerrar el año…

No he ido a cambiar mis placas (No le digan al ayuntamiento por favor) no he renovado mi credencial de elector, mi licencia de conducir se vence el 28 de junio, no he tramitado mi cédula profesional, no he apostillado mi título de maestría, no he arreglado mi carro, no he iniciado ni siquiera a configurar el borrador del documento que expondré en Sevilla, no he terminado el encuadre de Sonora Bloggers y ni si diga de mis pendientes de la oficina, Dios… soy un caos. Déjenme que culpe de mi lentitud al verano. Alguien tiene que ser responsable de esto.

De repente, en días nublados me da la inspiración y como que mi energía se activa, tanto día brilloso me agobia, cambiar de escenarios es necesario de vez en cuando. Por eso necesito tanto que llueva ya. Necesito sacudirme esta parálisis emocional y correr a mi ritmo acostumbrado. 190 días para que acabe el año… lo digo en voz alta y reflexiono sobre el tiempo.

Les voy a confesar, que estoy emocionada por que se acabe el año… necesito un cierre y un inicio normal y tranquilo como todo mundo se merece. Sin caos, ni drama. Sin sorpresas, a menos que sean buenas y sin cosas tristes. Dicen que la esencia de la Fiesta de San Juan, proviene de agradecer los beneficios del cambio de estación. Agradecer la lluvia, agradecer la cosecha, agradecer el sol. Bueno, pues les propongo que a 190 días para cerrar el 2016, agradezcamos lo que nos han traído los cambios de clima, de estaciones, de tiempos, de personas, de relaciones, de momentos, de vida… honremos la cultura de nuestros antepasados sobre este día, sobre esta noche, sobre estas fechas para invocar abundancia y purificación. 190 días para cerrar… al final de todo, la vida es un suspiro.

Les abrazo y les deseo un lindo fin de semana y si mientras ustedes leen esto, la lluvia llegó, les encargo un pensamiento de agradecimiento a la madre tierra. Besos.

Algo para iniciar con sonrisa el fin de semana… Adele. 

unnamed-5

 

Deja un Comentario

Navegar