Ariel Guerrero: el guardián de la nueva música antigua en Sonora.

El sábado pasado disfrutamos el concierto de verano de la Orquesta Sonora Barroca en el auditorio de la Casa de la Cultura de Cajeme. Una delicia preparada y presentada como ¨La danza del Rey Sol, música de la corte de Luis XIV ¨ fielmente entregada y con un programa que, cómo es el sello de Ariel, se fue propuso desde piezas sumamente especiales hasta llegar a la raíz del enlace de la música barroca con nuestras raíces latinoamericanas y mexicanas. Una cosa fabulosa como siempre. Jannine pasó por mí, y ahí nos encontramos con Gaby, y con muchos amigos en el público, para disfrutar la noche.

El portafolio de la Orquesta Sonora Barroca es ya, un concentrado muy atractivo de proyectos de investigación sobre la música antigua, especialmente del periodo barroco y magistralmente dirigidos por Ariel Guerrero, quién en febrero pasado, recibió su título de Maestro en Violín Barroco en Italia, y que ha tomado en sus manos, (por que me atrevo que no podía ser nadie más) la gran responsabilidad de impulsar esta cultura de descubrimiento y pasión por este movimiento clásico, para el cual, ha ido encontrando diversos y valiosos aliados en el camino.

Cuando uno conversa con Ariel, se podrá notar una cosa muy cotizada en este mundo del arte: la autoridad que le brindan años de perfeccionamiento en su especialidad y la convicción sincera que muestra en su personalidad accesible, deseosa de que la mayor cantidad de personas puedan gozar y accesar a esta música como él la goza y la vive cada día de su vida.

El año pasado pude convivir más con él gracias a Jannine Manz, cuando organizamos la gala de violín barroco en ULSA, en octubre de 2015. (Por cierto, me estoy dando cuenta que no tengo registrada esa reseña en mi blog, la subí a mi Facebook y ya ven, las cosas se pierden ahí) La experiencia de conocer a Ariel en un ambiente de gestión, de planeación y de tener mesas de trabajo con él, me mostró lo importante que es trabajar con alguien que tengan un plan y que sepa su proyecto en el arte. Ariel lo sabe, y muy bien. Él sabe que es lo que tiene que hacer y lo está haciendo poco a poco, con grandes y profundos aciertos.

El concierto estuvo maravilloso. Ariel busca espacios íntimos para que podamos experimentar el efecto que brindan los instrumentos de cerca, brindando al público la experiencia de la música antigua en todo su poder.  Todo el programa estuvo increíble, pero, yo en lo personal, me quedo con la pieza de Passaclagia de Marini. Y mientras veía tocar a Ariel, pensaba… si tan solo tuviéramos el sistema económico para que él pudiera vivir en Obregón y que obtuviera el desarrollo que merece, al igual que muchos músicos y artistas que tienen que irse de aquí… lo observaba mientras interpretaba profundamente  la pieza y pensaba: si tan solo tuviéramos más teatros y espacios íntimos con las características de acústica adecuadas, las butacas, la infraestructura para tener más temporadas de conciertos… Veía sus ojos cerrados mientras tocaba el violín y en mi mente pensaba: Gracias Ariel, gracias por irte y regresar, gracias porque aún que no estás aquí permanentemente, en la medida que puedes, vuelves, y nos llenas de esto, y poco a poco vas construyendo en esta tierra nuevas formas, nuevas sensaciones, nuevas maneras de disfrutar este regalo  de la música. Conforme pasa el tiempo, Ariel se gana a pulso más aliados, los que le han ayudado antes, y los que le ayudarán después.

No quisiera hacer una reseña del concierto, porque tienen que ir a ver la Orquesta Sonora Barroca si es que aún no la han escuchado. Además, lo que yo pueda decir no le llegará a los talones de lo que realmente es. Al parecer, puede que están programados para dar otro concierto después del 15 de agosto en Obregón. Lo que si les puedo decir, es que agradezco profundamente esa noche, agradezco todo a todos los que estuvieron en el escenario compartiendo su pasión con nosotros. Yo no dejaba de suspirar toda la noche y de vibrar.

Ariel Guerrero no solo es un gran virtuoso del violín, Ariel es, desde mi punto de vista, el músico elegido que asegurará que en pocos años, Cajeme, y por supuesto Sonora sean un modelo en el noroeste de México para la concepción de la nueva música antigua y de como se gestiona desde cero un gran proyecto de impulso a la música clásica especializada. Sonora Barroca es solo la punta del Iceberg. Sigan las huellas de Ariel y quédense en primera fila para ver eso ocurrir, o lo que es mejor, sean parte de esa detonación. La nueva música antigua necesita aliados.

Felicidades Ariel, todo mi respeto, mi gran admiración y mi amistad. Todo mi apoyo también.

Bravo.

13631432_10157266294625294_5803654867566512646_n Cm-Ppy_XYAALSm4.jpg-large

 

Deja un Comentario

Navegar