Aromas, luz, metales. Más allá del poema 20 de #Neruda.

Nokta es una columna cultural semanal, se publica todos los viernes en Periódico Tribuna del Yaqui, Sonora.

¨La poética del deber es cada día más fuerte. Un imperativo ético preside sus creaciones, y el poeta, dócil y generoso, no trepida en cumplirlo. La poesía de Neruda se vuelve compromiso humano, social y político. Esto va a significar un doble cambio en su creación artística, a saber, la búsqueda cada vez más acentuada de la sencillez expresiva y la superación de la tristeza y la angustia de etapas anteriores.

Una poesía que quiere y necesita vincularse al pueblo no puede seguir siendo abstrusa, hermética. La fuerte dosis de irracionalidad que ocurre en la poesía surrealista disminuye y da paso al pensamiento ordenado concorde con una doctrina. El léxico y la sintaxis tendrán que ir sufriendo modificaciones; igual las formas métricas. El verso se agiliza, acortándose a menudo hasta el extremo, como si así permitiera penetrar mejor por los más recónditos intersticios de la realidad social y humana. Se intenta superar el odio y centrar la actividad en el amor a todos.

En esta doble dimensión -afecto por lo no importante y visión preferente del país en cuanto naturaleza reaparece el Neruda de las constantes, el de siempre y de todas partes: quien centra su obra en la tierra y sabe destacar en gesto de solidaridad ejemplar lo abandonado. Se comprende el dolor de la interrogación más entrañable: Pero ¿por qué, si soy arena tuya,
agua en tus aguas, sangre en tus heridas,
hoy me niegas la boca que me llama,
tu voz la construcción de mi existencia

-Hugo Montes, Análisis crítico a la obra Nerudiana. 

Hoy, es aniversario luctuoso de Neruda, un poeta que todos podemos llevar en el bolsillo o en el puño. Algunos hemos rezado su poema 20 como Ave María, llenos de fe y desconcierto. Algunos hemos recitado en silencio, en alguna noche ¨…Y me miras desde lejos y tu voz no me toca.¨ Algunos hemos llevado algún poema guardado bajo el brazo como un rosario, al cual regresamos una y otra vez, el cual, a fuerza de repetir, se impregna en la mente y en la piel, y entonces un día como hoy, cuando lo sacas del cajón, te lleva a lugares y momentos, a aromas y luces que reviven con cada puntuación y silencio.

¨ Si tu me olvidas ¨ es uno de mis poemas favoritos de Pablo Neruda:

¨Quiero que sepas 
una cosa.

Tú sabes cómo es esto:


si miro
 la luna de cristal, la rama roja 
del lento otoño en mi ventana,

si toco 
junto al fuego 
la impalpable ceniza 
o el arrugado cuerpo de la leña,

todo me lleva a ti, 
como si todo lo que existe, 
aromas, luz, metales, 


fueran pequeños barcos que navegan 
hacia las islas tuyas que me aguardan.

Ahora bien, si poco a poco dejas de quererme
 dejaré de quererte poco a poco.

Si de pronto
me olvidas 
no me busques,
 que ya te habré olvidado.

Si consideras largo y loco 
el viento de banderas 
que pasa por mi vida

y te decides
 a dejarme a la orilla
 del corazón en que tengo raíces,


piensa
 que en ese día,


a esa hora 
levantaré los brazos
 y saldrán mis raíces
 a buscar otra tierra.

Pero
 si cada día, 
cada hora
 sientes que a mí estás destinada con dulzura implacable,

si cada día sube
 una flor a tus labios a buscarme, ay amor mío, ay mía, 


en mí todo ese fuego se repite, 
en mí nada se apaga ni se olvida, 


mi amor se nutre de tu amor, amada, 


y mientras vivas estará en tus brazos 
sin salir de los míos.¨

Es increíble lo que provoca una poesía. Lo que evoca y lo que recuerda. No está de más que este fin de semana, nos dediquemos un tiempo para rezar los poemas de Neruda. A final de cuentas, ¿no es la poesía una forma de redención? una forma tal vez de piedad… de misericordia y de profunda fe. Les dejo un abrazo. Excelente fin de semana a todos.

neruda-4 pablo-neruda-575x323

 

Deja un Comentario

Navegar