FE. La visión de Ruby Acosta. #DanzaContemporánea

Nokta es una columna cultural semanal y se publica todos los viernes en Tribuna del Yaqui. 

Ví el ensayo general hace dos semanas. Me senté en la duela. Ruby inició a preparar el grupo y ví a los integrantes entrar en una especie de trance. Ahí estaba Jesús Maldonado, tomando notas para el diseño de iluminación. Entonces Héctor inició a tocar el piano con las primeras notas de la obra. Lo que ví ahí, fueron estudiantes universitarios y egresados inmersos en una dimension conocida para mí: la danza. Producir danza contemporánea tiene su complejidad.

Para empezar neceistas un buen director, que además de poseer las virtudes que brinda la técnica, sea también una suerte de filósofo. Ruby es aguda. Al observar su más reciente obra, uno puede conocer cosas que resguarda en su corazón y sus pensamientos profundos. Ruby es firme. No negocia y sabe exactamente lo que quiere mostrar a través de su propuesta artística. Ruby es un oráculo. La corporalidad que ella logra descifrar a través de sus alumnos es como un mensaje que te habla al oído y te muestra el camino.

Después, para producir danza contemporánea, se debe de saber que la música es la columna vertebral del asunto, si es que así está definido. Y no puede ser cualquier músico a quién uno le confíe su secreto. Héctor Acosta ha sido uno de los más grandes aliados para esta obra de arte. Su música hace una fiesta en cada parte de la mente.

Conozco a Ruby desde hace años. Alguna vez baile con ella. Nos hemos reído juntas, se ha ido, ha regresado, se ha vuelto a ir de nuevo y esta noche, nos llevará a todos con ella a través de su visión particular sobre la danza a cargo de la dirección del primer grupo de danza contemporánea de ITSON, al que ella ha llamado: TranzLab, Arte Escénico.

La producción de FE, ha estado a cargo del equipo del Departamento de Extensión de la Cultura. El programa está inspirado en ofrecer un mensaje positivo con respecto al arte, enfocado a la búsqueda e investigación sobre la problemática de la  violencia de nuestra ciudad con respecto a sus  jóvenes, sus amistades y sus familias. A través de la creación corporal, la coreografía y los matices de la obra, “Fe” brinda  una lectura abierta sobre la esperanza.

La obra transcurre con un trabajo progresivo que logra configurar una reflexión profunda sobre los tipos de violencia que experimenta el ser humano, no sólo la violencia directa, sino diversas ventanas que se pueden encontrar en la violencia de pareja,  violencia económica, violencia laboral, entre otras. Ruby es un gran acierto en la vida de la danza de Sonora y quienes tenemos la oportunidad de trabajar con ella de cerca, aprendemos mucho. Sobre todo, nos llenamos de su manera de ver las cosas. La pasión y la visión de Ruby son un regalo para todos.

Disfrutemos de eso. Nos vemos en la noche en el estreno. Besos a todos y larga vida a TranzLab.

14440991_10210554341203536_8536570351187824341_n 14470628_10210663161723981_733494353801870962_n 14494894_10210649701267478_5704064074551275983_n

Previos.

A post shared by Erika Tamaura (@erikatamaura) on

 

Fotografía Patricia/ Amaris

Deja un Comentario

Navegar