El pesimista del siglo. Hasta siempre Bauman.

Nokta, Hablemos de cultura es una columna cultural semanal y se publica todos los viernes en la sección Acentos de Tribuna del Yaqui. 

 

La idea de Bauman sobre la modernidad líquida, la traslado al campo del internet o las redes sociales, y la asemejo con la modernidad o sociedad del click, es decir, la obsesión por consumir y producir contenido… tanto así lo hacemos, que quizá se pierde la intención de por qué lo hacemos. Estamos siendo arrastrados por la velocidad y las tendencias hegemónicas que se nos imponen: ciertas redes sociales, horarios, temáticas, cuentas y/o usuarios, medios de comunicación, por mencionar algunos tópicos.

-Dolores Aragón, Estudiante de Doctorado en Ciencias Sociales, Universidad de Sonora. 

Ya les he contado de Lola, mi amiga, la que se llama igual que mi abuela materna. Hablamos casi todos los días, peor que si fuéramos novias: horas y horas. Es una relación exótica, tal vez es por la necesidad de ambas de conversar temas que van desde una bolsa en descuento de Zara, heterosexualidad, política, poder, ciencia, futuro… Lola es mi amiga la rara que en lugar de marcarme para contarme un chisme social, me habla con esa misma convicción para debatir sobre sus apuestas y predicciones frente al escenario global: Trump, Rusia, China, Pemex…

Su cuenta de Twitter está llena de coloridos fragmentos de su pensamiento y de otros que ella elige compartir. Hace poco leí su despedida para Zygmunt Bauman quién falleció esta semana, tenía 91 años. Yo lo había escuchado alguna vez, pero nunca lo había leído detenidamente hasta el día de hoy.

Bauman, sociólogo, filósofo y ensayista originario de Polonia fue despedido con laureles en Twitter, terreno que junto con las demás redes sociales fue cuestionado por el intelectual muy duramente llamándolas: ¨una trampa¨. Entre sus reconocimientos se encuentra el Premio Príncipe de Asturias de comunicación y humanismo en el 2010.

¨Nos llaman a separar en vez de unir y, de esa forma, ayudar a las fuerzas globales descontroladas en el despliegue de su estrategia de divide y vencerás, la causa principal de esta catástrofe. Por muy costoso que sea ofrecer solidaridad a las víctimas deliberadas y colaterales de esas fuerzas, por muy dolorosos que puedan ser los sacrificios personales que se nos exigen ahora, esa es, a largo plazo, la única respuesta con posibilidades realistas de prevenir otros desastres humanos y el empeoramiento del actual.¨

Este fragmento de su último artículo escrito en el 2015 para el periódico El País es de peso completo. Les recomiendo leerlo, se llama: ¨Mensajeros de la globalización¨. Sin duda, uno de los grandes legados de Bauman ha sido el concepto de ¨Modernidad líquida¨, donde argumenta sobre las identidades, las cuales señala son como semejantes a una costra volcánica que se endurece, vuelve a fundirse y cambia constantemente de forma, plantea que éstas parecen estables desde un punto de vista externo, pero que al ser miradas por el propio sujeto aparece la fragilidad y el desgarro constante, como mutaciones.

El 8 de enero del 2016, El País le hizo una entrevista y en una de las preguntas surge la cuestión sobre la libertad y la seguridad. Bauman respondió:

¨Son dos valores tremendamente difíciles de conciliar. Si tienes más seguridad tienes que renunciar a cierta libertad, si quieres más libertad tienes que renunciar a seguridad. Ese dilema va a continuar para siempre. Hace 40 años creímos que había triunfado la libertad y estábamos en una orgía consumista. Todo parecía posible mediante el crédito: que quieres una casa, un coche… ya lo pagarás después. Ha sido un despertar muy amargo el de 2008, cuando se acabó el crédito fácil. La catástrofe que vino, el colapso social, fue para la clase media, que fue arrastrada rápidamente a lo que llamamos precariado. La categoría de los que viven en una precariedad continuada: no saber si su empresa se va a fusionar o la va a comprar otra y se van a ir al paro, no saber si lo que ha costado tanto esfuerzo les pertenece… El conflicto, el antagonismo, ya no es entre clases, sino el de cada persona con la sociedad. No es solo una falta de seguridad, también es una falta de libertad.¨

Considerado uno de los más grandes pesimistas del siglo y referencia obligada en la sociología contemporánea, Bauman logró inspirar y mover más pensamientos que cualquier motivador profesional, esos que ofrecen que uno lo puede todo con solo desearlo. Bauman sacudió las ideas ancladas en los cimientos del mundo actual diciendo la verdad, encarando la realidad y denunciando la despiadada sociedad en la que nos hemos convertido.

Hasta siempre Bauman. Las filas de tus fans continuarán creciendo en los tiempos que vienen. Tú nos has inspirado.

Los invito a leerlo este fin de semana. Besos.

Lola y yo afuera de mi casa, rumbo a dar una conferencia en el ArtTech 2016. 

Desayunito rico con la querida @erikatamaura 😊

A post shared by Dolores Aragón (@doloresaragonrl) on

 

 

Deja un Comentario

Navegar