El mentidero de Chico Talegas. Juílas Teatro. 

Nokta es una columna cultural y se publica todos los viernes en Tribuna Sonora. 
“Eran volcánicos en el sentido de su apego a la tierra, porque de su interior, en un rápido giro de cabeza, mientras hablaban, salía disparado de entre sus dientes un diminuto escupitajo, en un acto tan desposeído de malicia urbana, tan absolutamente natural, que más bien resultaba inherente al sonido y al ritmo de aquéllas voces que algo tenían del rugir de la erupción.

De que el alma busca su armonía en el sonido de la palabra dicha, quedé convencido desde entonces. Y nadie, pese a algunas respetables sugerencias, me ha hecho desistir de la idea.”

 -Sergio Galindo.

“Bajo el agua. Trilogía de un despojo.”

Uno llega y se sienta en el lobby de la oficina de la Compañía Teatral del Norte que hoy es Juílas Teatro, así como esperando entrar a un restaurante gourmet artesanal. De esos que te enteras por voces, casi casi cómo si estuviera uno haciendo algo prohíbido… culposo pues.

A mi espalda, un estante con publicaciones de Sergio Galindo y un sombrero descansando en una lámpara. Tomé un libro y pregunté si estaba a la venta. Me lo compré. El maestro Galindo pasó por mi lado y olvidé pedirle que me lo firmara… es que yo estaba observando a la gente a mi lado esa noche ahí. Demasiada proximidad. Por unos minutos me sentí como en la sala de un consultorio esperando turno para ver al doctor. Nos llamaron de pocos en pocos para pasar al pequeño foro íntimo donde los actores nos esperaban ya, sumergidos en cuatro tinas de agua. 

Yo quería ver esa obra desde el 2014. La perseguí pero nunca pude verla. Así que iba con emoción y expectativa. El foro tiene una capacidad para 35 personas solamente. Me quedé en primera fila. La disfruté enormemente. ¨El Mentidero de Chico Talegas¨ es una dimension exótica que te guía por un territorio surreal usando como ancla a la realidad los sonidos del agua, el olor a café recién hecho y el humo del cigarro, con diálogos sensualmente armonizados con una deliciosa cadencia musical en tonos, ritmos y regionalismos. La obra está escrita como si fuera una partitura musical, dónde el público puede cerrar los ojos y solo escuchar acompañado del sonido del agua.

Y es que claro. Paulo es músico. Es por eso que me hipnotizó la obra. Yo no identificaba qué era lo que me estaba seduciendo hasta que platicamos al final de la función. Claro. No puede haber otro resultado cuando echas al fuego al creador y al heredero para cocinarse. A la esencia del innegable legado artístico del maestro Sergio Galindo, su hijo está aplicando fuerza, tendencia y riesgo. No hay forma que la cosa salga mal. Desde el humilde punto de vista de una espectadora amateur, Juílas Teatro está por detonar muchas cosas necesarias en Sonora respecto a esta urgencia que nos cargamos llamada Teatro.

En mi blog pueden escuchar la entrevista que tuve con Paulo, donde conversamos tanto de la apuesta en propuesta de espacio para el público, como de la obra y los retos de la gestión cultural para el teatro actualmente.

Para quienes han seguido la trayectoria del maestro Galindo, ¨ El Mentidero de Chico Talegas¨ responde a ciertas invocaciones de la obra ¨ Bajo el Agua, trilogía de un despojo¨ y la cuál como parte del imaginario de su creador, suma lazos en el universo de personajes que se cruzan y en los cuales se observa la orden del dramaturgo sobre exprimir al máximo el lenguaje sonorense e ir al extremo.

La temporada inició el 28 de junio y concluye el 16 de julio en Hermosillo, Sonora. Hagan un pacto con ustedes mismos y vayan a verla. Yo sé lo que les digo.

Termino con las palabras de Sergio Galindo dichas en el prólogo de  “Bajo el agua”: “Ya he dicho que un día me levanté para enterarme de que yo era ¨un autor regional¨. Y que por consecuencia el teatro que yo hacía era eso: ¨teatro regional¨. Regional, presupone un límite geográfico más pequeño que el área total de interés. Había sido por el oído, por donde aquellos personajes de la Sierra de Sonora, Sentados en semicírculo conversando en aquella esquina del pueblo mejor conocida como ¨el mentidero de Don Manuel Cruz¨, provocaron mi fascinación por su lenguaje.”





Deja un Comentario

Navegar