Políticas culturales: abriendo el tema en el aula.

Nokta, hablemos de cultura es una columna cultural semanal y se publica todos los viernes en Tribuna.com.mx / versión impresa: sección Acentos, versión digital: sección Opinión. 



En el preludio del eclipse solar 2017, el lunes pasado a las ocho de la mañana, hice una de las cosas que más me gustan hacer además de comer un volcán de chocolate: dar clases. Recibí a los estudiantes del programa de Gestión y Desarrollo de las Artes de ITSON llenos de energía y entusiasmo. Para este semestre, me fue asignada la materia de Políticas Culturales II, cosa que me alegró de gran manera porque si bien el periodismo y la comunicación cultural son de mis grandes pasiones en el terreno profesional, los temas brújula como en este caso con todo lo referente a la política cultural son para mí, retos diarios que vivo junto con mis colegas en el terreno operativo.

¨ Vivimos en una época de transformación acelerada de los gustos, de los hábitos de consumo de la población y de las fomas usuales de acceso y apropiación de la cultura.

Este siglo es uno de transformación del sentido de la percepción del tiempo y de la distancia promovida por la velocidad en la transmisión de imágenes, por la saturación dramática y espectacularizada de los medios masivos de comunicación que se han incrustrado en las esferas más íntimas de la vida cotidiana. Esta transformación en el sentido del tiempo y la distancia, íntimamente relacionada con el mayor uso de los medios ha modificado las formas de relación de estos públicos.

Pareciera que la posmodernidad ha hecho perder a las representaciones (artístico-culturales) su sentido de irrupción en la vida cotidiana, toda vez que la vida misma ha tomado el cauce de una representación. La política, la violencia, la economía, las relaciones internacionales están llenas de teatralización, y a veces de franco melodrama, de tal suerte que pareciera que los espectáculos han pasado del escenario a la calle, al hogar, a los medios.

Los públicos transforman entonces sus relaciones con las artes. Estas nuevas formas de acceso y apropiación cultural hacen evidente la necesidad de combinar cualquier política cultural con el uso de medios electrónicos y de la tecnología. Igualmente, se hace cada vez más necesario entrelazar el diseño de políticas culturales con el estudio sistemático de los hábitos de consumo cultural y las formas de percepción de los públicos¨

Este texto, tomado del tema: ¨Públicos y nuevas formas de apropiación de la cultura¨ del capítulo I titulado ¨Políticas culturales, democracia y diversidad¨ es de la autora Lucina Jiménez, del libro: ¨Políticas culturales en transición, retos y escenarios de la gestión cultural en México¨ publicado en 2006. Con este capítulo inicié mi clase el lunes pasado con los jóvenes gestores culturales.  

En México, se publicó por primera vez en la historia de la legislación nacional un documento que enmarca la Ley General de Cultura y Derechos Culturales de nuestro país. Este documento fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 19 de junio de 2017 con los siguientes principios: Respeto a la libertad creativa y a las manifestaciones culturales; igualdad de culturas; reconocimiento de la diversidad cultural del país; reconocimiento a la identidad y dignidad de las personas; libre determinación y autonomía de los pueblos indígenas y sus comunidades e igualdad de género. Además, en el título segundo, en su artículo nueve se establece que: ¨Toda persona ejercerá sus derechos culturales a título individual o colectivo sin menoscabo de su origen étnico o nacional, género, edad, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otro y, por lo tanto, tendrá las mismas oportunidades de acceso ¨  

Durante los próximos meses, compartiré con ustedes temas interesesantes sobre el asunto de la Política Cultural. Los invito a que ustedes también participen en esta gran reflexión sobre las brújulas que se deben configurar para nuestra vida cultural. Confío que, aunque mis onzas de arena no alcancen para lograr grandes transfiguraciones, sean suficientes para encender la chispa en la mente de los jóvenes estudiantes, de quiénes espero sean implacables frente a la urgencia de una gestión cultural profesional, ética, estratégica y sensible para nuestro estado.

De manera especial estaremos analizando la Ley de Cultura de México y el Programa Estratégico para la Cultura y las Artes del Instituto Sonorense de Cultura 2016-2021. 

Nos vemos en clase muchachos. Un honor ser su maestra. Los invito a todos a seguir platicando. Que tengan un lindo fin de semana. Abrazo.


Deja un Comentario

Navegar