Mi nombre es Erika… y una de mis amigas está en el PRI.

La amistad en tiempos de elecciones.

Escribo este texto para todas aquellas mujeres, que, al igual que yo, están por atravesar meses muy duros por tener a alguna amiga participando directamente como candidata en las elecciones del país. Este texto es una especie de guía que puede ayudarlas a sobrevivir estos tiempos complejos en dónde verán a sus amigas pasar por diversos comentarios, fotografías, memes, calumnias y golpes de todo tipo de cosas por haber decidido entrar al camino de la política.

Esta guía no la estoy inventando en este momento, son cosas que amigas mías y yo hemos experimentado en los útimos tres años con una de nosotras.

Si tu también estás preocupada porque tu amiga va a entrar a una campaña política, respira profundo, no estás sola, habemos varias cómo tú y ¿sabes una cosa? en tiempos como estos, la verdadera amistad es lo que hace la diferencia, así que no desfallezcas. Tu amiga te necesita. Realmente te necesita. También puede ser que en el camino, descubran cosas de ustedes mismas que no sabían de ambas, porque eso es lo que hacen estos procesos: sacan todo de uno.

Entonces, tu amiga decidió ser candidata por el PRI. Tranquila. Lo sé: no es la mejor noticia del mundo y tampoco lo sería si hubiera elegido cualquier otro de los partidos. Como su amiga, tienes que tener claro que la crisis de credibilidad está al mil por ciento y que así ella hubiera elegido cualquier otra plataforma, la cosa estaría igual de difícil, porque el problema es real. Pero de acuerdo: la marca social del PRI es una de las más débiles en estos momentos por todo lo que ya sabemos. Cuando este proceso acabe, tu amiga sabrá con quiénes realmente contaba en su vida y tu querrás estar ahí para ella. Así que empecemos:

Consejo #1

Tengan una conversación a solas antes que arranque la campaña.

Probablemente será la última vez que puedan tener momentos juntas tranquilas hasta que haya pasado el proceso. ¿Por qué? Porque tu amiga también tiene una familia y a ella misma que cuidar y el día tan solo tiene 24 horas. Hagan una cita en su casa o en tu casa (no en lugar público dónde puedan interrumpirlas). Dile en voz alta la lista de cosas que estás dispuestas a hacer y las que nunca harías. Pongan las reglas claras. Lo que estará en juego no es un puesto político, es su amistad. Estos procesos tienen fecha de caducidad pero ustedes en la vida de la otra no. Escúchala. Pon atención en lo qué te dice y en cómo te lo dice. Guarda esa imagen en tu mente porque seguramente tendrás que recordárselo en algún momento del camino. Díganse ambas el por qué está sucediendo esto y para qué lo hacen. Hazle un obsequio, algún amuleto (no tienen que ser material) puede ser alguna oración o frase de tu abuela que le pueda servir. Tu amiga va rumbo al campo de batalla, no saben lo que va a encontrar en el camino. Este tiempo juntas es un regalo de energía para ambas.

Consejo #2

Comprensión sobre comunicación

No es una regla, pero puede ser que tu amiga empiece a no contestar ni tus mensajes ni tus llamadas en los tiempos que estaban acostumbradas. Esto es normal y no quiere decir que haya perdido interés en ti. A veces te contestará tarde, a veces no te contestará. Si esto sucede mantén la calma… incluso puede ser que sea mejor así. Te explico: muchas personas intentarán llegar a ella a través de ti y seamos honestas, a veces no sabemos como manejar estas situaciones. Puede incluso que salga contraproducente para ambas. Es mejor que cuando te pregunten, digas: “te paso el teléfono de su jefe/a de campaña o su asistente, porque en el teléfono que tenía no me contesta”. No importa si la gente cree que no quieres ayudarle, recuerda que ella es la candidata, NO TÚ.

Sin embargo, habrá momentos en que logren comunicarse. Recuerda que tu amiga está lidiando con miles de asuntos y lo último que necesita es a alguien más sobre ella. Así que cuando la comunicación suceda que sea para enviarle buena energía y ánimo. Mándale mensajes sobre lo mucho que la quieres y que estás al pendiente de ella. No te desesperes si la comunicación falla. Paciencia.

Consejo #3

Confidencialidad sobre todas la cosas

Sucederá que, como a todo ser humano, el asunto de las masas, el estar cerca del poder y la marea de promesas, puedas sentirte cómo que de verdad ella todo lo puede, así que prepárate para pasar una de las pruebas más intensas en su amistad. Estarás tentada a compartir cosas que solo tú sabes de ella en el afán de probar un poco de ese poder, tendrás información de primera mano y querrás que la gente sepa que tú eres la amiga, la que tiene acceso a ella, la que sabe todo de ella. No pierdas el piso. Cuando sientas ese cosquilleo por hacer, decir o exponer algo para mostrar que tu tienes un lugar privilegiado a su lado: NO LO HAGAS. Su amistad vale más que cualquier pódium y mención pública. Lo que me lleva a mi siguiente consejo:

Consejo #4

La candidata es ella, no tú.

Esta es su batalla, no la tuya. Tú eres su amiga. Apóyala, dale toda tu confianza y tu amor. Pero esto es algo que ella tiene que hacer. No la dejes sola, pero ten claro que esto, se trata de algo que ella eligió. Respétala. El que tú estés clara de esto puede que salve muchas situaciones de malos entendidos para ambas.

Consejo #5

El activismo no es para todos, así se trate de tu amiga.

Una de las decisiones más importantes que tendrás que tomar es qué tan involucrada quieres estar en esto. En el consejo #1 tuviste una charla con tu amiga y dejaron claras las reglas del juego. Tu apoyo es incondicional, pero tú también tienes una vida, filosofía y directrices propias que pueden o no ir de la mano con el camino que ella ha decidido y no por eso ni son menos amigas ni la quieres menos. Es importante que ella sepa esto de ti: si vas a entrarle, vas; si no, también dejarlo claro y establecer con qué cosas si participarás y con qué no. Importante: en código de amistad, es mucho mejor ser honestas y no cruzar los límites. Obviamente, si tú estás dispuesta a hacer ajustes por ella, de seguro eso reforzará su amistad, pero si decides mantenerte al margen, eso no tendría porque afectar su relación. Abusadas.

Consejo #6

La política se acaba, las amigas permanecen.

Este es un punto muy personal y cada una tiene que descubrirlo a su ritmo y en su historia particular. Lo único que puedo agregar es que uno tiene que ser coherente. Si la amistad es sincera, hay que cuidarla con todo lo que eso implica.  

Mi nombre es Erika, y tengo una amiga que hará campaña para ser diputada por el PRI. Por cuestiones extraordinarias, fue Senadora de la República en los últimos tres años. Cada vez que la veo me siento sumamente orgullosa de ella y por supuesto que también me preocupo porque la cosa no está fácil.

Cuando nos abrazamos lo hacemos de manera sincera y cuando escribo algo sobre ella lo hago desde mi honestidad. Que ella esté participando en la política me ha hecho pensar dos veces lo que quiero decir sobre el tema porque sé lo que le está costando seguir ese camino.

He tenido que ver como la atacan sin conocerla por el simple hecho de estar militando en el PRI, he tenido que ver cómo su nombre se ha hecho público y cómo personas de todo tipo hablan y ponen fotos de ella con múltiples opiniones. También he visto la aceptación que mucha gente le ha dado sin conocerla y cómo brilla su carisma, más cuando están cerca de ella y le sonríen sinceramente.

Hace tres años que no paso tiempo con mi amiga como lo hacíamos antes, hace años que no podemos sentarnos a cenar o tomarnos un café cómo antes y cuando nos comunicamos es de manera breve, pero sustancial. Cuando la veo en eventos públicos la abrazo como si fuera una más de sus fans y sin embargo, siempre que la he necesitado ha estado conmigo, me ha apoyado en todos mis proyectos aún con su agenda apretada y nunca me ha abandonado. Sé que está haciendo un gran trabajo equilibrando su vida familiar y su vida de servicio público. Anabel no ha dejado de ser mi amiga a pesar de que yo no he podido apoyarla como ella necesitaría que yo lo hiciera. Ha respetado mi forma de pensar y hago lo que puedo esperando que sienta mi apoyo, que sepa que la quiero y que creo en ella.

Sé que este camino será largo y complejo. Pero sé que crees que puedes lograr una diferencia y yo te apoyo. Te quiero y te admiro Anabel. A darle.

omentario

  1. Me encanto tu historia, nos pones las cosas en perspectiva, gracias por mostrar tanta intimidad para poder comprender.

Deja un Comentario

Navegar