Una nueva crisis en el horizonte para la liberta de prensa.

Nokta, Hablemos de Cultura es una columna semanal y se publica todos los domingos en Tribuna Sonora.

Este fin de semana me he dedicado a leer el informe: “Periodismo, libertad de prensa y COVID-19” publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) el cuál se enfoca a mencionar que a la par del virus, nos encontramos viviendo una “desinfodemia” que unida con los riesgos ya identificados que enfrentan los periodistas para realizar su labor a nivel mundial, suma con más peligro que nunca, la producción de datos falsos y lo relacionado con la manipulación de la prensa. 

En diversos estudios realizado por diversas instituciones, se destaca el incremento de un sistema de información falsa al que debemos prestar atención y hacer nuestra parte como ciudadanos responsables para no ayudar a difundir. Por ejemplo, un tercio de los usuarios en redes sociales han informado haber leído información falsa o engañosa sobre el virus y  en Twitter, 19 millones de los casi 50 millones de tweets relacionados con el tema del COVID fuero considerados como información o contenido manipulado. En una de las páginas del informe de UNESCO se lee: “la información es el aire que respiras, las mentiras son el virus y la libertad de prensa es la máscara.” 

Las amenazas a la libertad de prensa y a la seguridad de los periodistas llegan en un momento en el que el estrés económico de la crisis está empujando a muchas organizaciones de medios al borde de la extinción. El Fondo Monetario Internacional pronostican la peor recesión económica mundial desde 1930, y la industria de la comunicación no será la excepción dentro de las heridas capitalistas. Se ha visto hasta un 70% de reducción en ingresos publicitarios y se describe el momento actual como una etapa de “extinción de los medios”. Sin embargo, aún en medio de la crisis, hay nuevas oportunidades para defender el periodismo y para hacerle frente a esta tendencia, se propone que el periodismo y la industria correspondiente se apoye en esfuerzos relacionados en los temas de derechos humanos, acceso y accesabilidad, el conocimiento, compromiso y empoderamiento, transparencia, solidaridad, cooperación multilateral y monitoreo global. 

“Las organizaciones mediáticas que se encojen pueden no recuperarse nunca, creando así desiertos de noticias para el público. El riesgo es que esa desinformación venga a llenar el vacío. Entre los medios que logran sobrevivir, la caída de sus ingresos por concepto de publicidad privada puede poner en peligro su capacidad de proporcionar una cobertura independiente.”

En este día de la liberta de prensa, les invito a reflexionar sobre la importancia de nuestro derecho a datos verificados e información real y considerar eso como un recurso igual de valioso que cualquier otro para nuestra supervivencia. 

Deja un Comentario

Navegar