Un 2017 lleno de realismo mágico para México: El año de Juan Rulfo.

Nokta, Hablemos de Cultura es una columna cultural semanal y se publica todos los viernes en la sección Acentos de Tribuna del Yaqui.

 

El escritor mexicano y una de las grandes figuras latinoamericanas del siglo XX Juan Rulfo, es considerado dentro del salón de la fama de la literatura como uno de los padres del realismo mágico con la obra Pedro Páramo, un parteaguas en la literatura nacional, que marca el fin de la novella mexicana y este 2017 se celebrará su centenario, así que Jalisco, su tierra natal, está organizando la primera ruta cultural de México inspirada en el autor y con una inversion de 12.3 millones de pesos, el centro del país se prepara para lanzar el complejo cultural que llevará el nombre Juan Rulfo, un mirador que se conocerá como ¨ Vine a Comala ¨ y el centro cultural ¨ El Páramo ¨.

Las obras de Rulfo, se caracterizan por equilibrios entre la realidad y la fantasia, desarrolladas en escenarios mexicanos. Sus personajes reflejan la raíz del lugar con sus problemas y pensamientos que se entretejen en el mundo fantastico. Pedro Páramo permitió experimentar al autor con nuevas narrativas, cosa muy de moda en el momento por el boom latinoamericano del tiempo.

El realismo mágico es un movimiento literario que se define a sí mismo como una preocupación de estilo y un interés de mostrar lo irreal o extraño como algo común, dentro de la cotidianeidad. La finalidad de esta corriente no se basa en provocar emociones, si no más bien, expresarlas dando prioridad a la actitud frente a la realidad.

Algunos elementos que se destacan en las obras que están realizadas bajo la mística del realismo mágico, destacan el contenido de elementos fantásticos, donde los personajes lo toman como parte de su vida ordinaria, factores intuitivos que por lo general no son explicados al lector, la presencia de lo sensorial como parte de la percepción de esta realidad, y en terminos de contexto, la mayoría de los escenarios se ubican en los niveles más duros y crudos de la pobreza y marginalidad social, donde la concepción mágica y mítica se hace presente. Además, los hechos son reales pero tienen una connotación fantástica, ya que algunos no tienen explicación lógica o son muy improbables que ocurran.

Dicen que las coincidencias no existen y que el destino está trazado. Sin lugar a duda y con el respado de expertos, presiento este 2017 en México como una gran obra de realismo mágico en la cuál podemos iniciar la primera página dedicándosela al creador de la frase que resuena poderosamente en cada rincón donde haya un amante de la literatura:

¨ Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre,

un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo.¨

Realismo mágico señores.

Y quién tenga una opinión diferente, que lea de nuevo las noticias en prensa sobre todo lo que ocurre, y lo que viene. Feliz 2017 de nuevo a todos.

Hoy en la madrugada, Ed Sheran publicó sus dos nuevos sencillos. Comparto algo de música para el fin de semana. Besos.

 

Deja un Comentario

Navegar