Todos necesitamos amor. Por poco, o mucho tiempo… 

Nadie puede escaparse a San Valentín, es cómo la navidad. Sucede aunque unos no quieran. 

Se han dado cuenta que todo se produce por amor? Su aura colateral, las pasiones y el desamor? La esperanza, la ilusión y el drama? Todo gira alrededor de la búsqueda de nuestra otra mitad. A lo mejor unos ya con menos ánimo que otros, pero a fin de cuentas, cuando ciertas señales aparecen, todo es inevitable. Todos deseamos amar. De alguna forma u otra. Intencionalmente o no, pero ese gusano siempre se mete a la panza y se convierte en mariposa. Y seamos honestos. Todos necesitamos mariposas en la panza. 

Enamorarse siempre complica las cosas… una frase sabia con evidencias. La cosa está entonces, en qué? A qué se otorga uno? 

Tal vez el amor esté tan cansado del desgaste por el mal uso que le hemos dado, que ahora se esconda en pequeñas experiencias que, sin duda, expanden el corazón con solo recordarlas. Así de cursi. Así de adolescente. Así de improbable. La cosa sucede y ya, por poco o mucho tiempo… pero sucede. 

Deja un Comentario

Navegar