En la balanza, el corazón frío.

…Y mientras tanto, háblame con tu silencio. Equivócate en tu duda.
A tu voz ponle mi nombre que murmuras. Imagina que no existo.
Que yo viviré esperando mientras tanto. Guardarme un abrazo y tus pupilas.

Mi nueva canción favorita.

Deja un Comentario

Navegar