Humberto Mendivil

2 Post Regresar al Inicio

Me convertí a la danza por mi deseo de volar. (Con especial cariño para Humberto Mendivil)

Nokta, hablemos de cultura es una columna cultural semanal y se publica todos los viernes en Tribuna Sonora. Dentro del catálogo de las diversas religiones de la humanidad, la danza es mi favorita. Los códigos de esta comunidad conformada por los seguidores de esta creencia son abiertos, poderosos y sanadores. Ofrecen protección contra todo tipo de mal, en especial de todo aquello que amenaza el derecho a la expansión, ya sea de cuerpo, de mente o corazón. No importa quién o cómo seas, la danza siempre tendrá algo para ti y tú podrás ofrecer siempre algo para la danza. Esta religión apuesta por el desafío de la gravedad, la conexión con el centro de la tierra y la bóveda celeste. La danza es, la mayor y mejor oración que alguien cuyo deseo sea la libertad, pueda invocar. Para el mensaje del día internacional de la danza 2017, se invitó a…

@Corposdanza: “Testigos”.

La primera producción que ví de Corpos Danza, era una colección de energías. Podía ver en escena un rompecabezas de nuevos rostros apasionados por la danza, y salí de ahí muy contenta, pero algo confundida. Sin duda, he sido la primera en reconocer lo buenas que son las coreógrafas, pero también dije que aspiraban muy alto sin concretar, sin amarrar el código, sin darnos una lectura clara, y creí que, habría aún un largo camino para ver realmente lo que se esperaba de esta nueva compañía. “Testigos” es, desde mi punto de vista, de lo mejor que he visto este año después del ensamble vocal Voz en Punto. En esta segunda producción de Corpos, decidí a los 15 minutos de programa, que era un trabajo que aplaudiría de pie. El éxito de “Testigos” radica en la comunión entre el proyecto y la energía arriba del escenario. Uno de los retos…

Navegar