Buscando la #FIL esta mañana…

20111204-092747.jpg

“¡Cuánto ha cambiado en estos 25 años! La primera vez que asistí, era una estudiante preparatoriana. A mi no me llevaron acarreada: iba por mi propio pie. Mi mamá en aquel entonces vendía las enciclopedias Británica, así que tenían un stand de la empresa y tooodos los días iba (con mis hermanas) a ver qué hacíamos por allá.”

-Tomado del Blog de Ale “Bibliobulimica” una agradable sorpresa esta mañana mientras buscaba como respirar algo de la FIL 2011 desde mi cama en Sonora. Recomendado el blog de Ale.

Y ahora pues, algunas fotos tomadas por instagramers que me han hecho menos la tristeza de no poder ir a darme una vuelta en persona, gracias a la vida por las redes sociales.

20111204-092852.jpg

20111204-092900.jpg

20111204-092908.jpg

20111204-092914.jpg

20111204-092922.jpg

20111204-092927.jpg

20111204-092935.jpg

20111204-092955.jpg

20111204-093005.jpg

20111204-093012.jpg

20111204-093023.jpg

20111204-093034.jpg

20111204-093043.jpg

20111204-093052.jpg

20111204-093101.jpg

20111204-093113.jpg

20111204-093126.jpg

20111204-093228.jpg

20111204-093236.jpg

Y también saludos a Luis Alberto Medina que anda en Guadalajara 🙂

20111204-094546.jpg

20111204-094552.jpg

Y por supuesto no podemos dejar de nombrar a Nicanor Parra, en el corazón de la FIL, Premio Cervantes 2011.

Recomendamos la soberbia entrevista para EL PAÍS que Leila Guerrero tuvo con el “dragón” como ella lo nombra…

Y en Proyecto Puente leemos esta mañana algo del legado del maestro Chileno…

El hombre imaginario

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios.

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario.

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario.

Deja un Comentario

Navegar